50.50: Feature

Abogado español revela nombres de obispos y sacerdotes que promueven terapias de conversión

Muchas de las 70 figuras identificadas por Saúl Castro no habían sido vinculadas con esta práctica anti-LGBTIQ

Lucy Martirosyan.jpeg
Lucy Martirosyan
9 agosto 2022, 2.25pm
Saúl Castro, abogado español de derechos humanos y autor de 'Ni enfermos ni pecadores'
|

Francisco Ruano

Advertencia: contiene descripciones de "terapias de conversión" y violencia anti-LGBTIQ+.

Un abogado español de derechos humanos revela los nombres de 70 practicantes y promotores de la mal llamada "terapia de conversión" en España, entre ellos obispos y sacerdotes católicos.

El nuevo libro de Saúl Castro, "Ni enfermos ni pecadores", expone experiencias traumáticas de supervivientes de esta “terapia” e identifica a diferentes tipos de proveedores. Muchas de las personas que menciona nunca habían sido relacionadas públicamente con “terapias de conversión”.

Van desde autoproclamados "entrenadores de identidad" que prestan servicios de pago en línea para "curar" lo que llaman "trastorno obsesivo compulsivo homosexual" hasta líderes "exgay" de Estados Unidos que difunden información errónea a través de Internet. Las escuelas e iglesias católicas también promueven estas prácticas entre sus integrantes.

Get our free Daily Email

Get one whole story, direct to your inbox every weekday.

Las terapias de conversión, que pretenden cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona, han sido condenadas por expertos internacionales en salud y derechos humanos y están prohibidas en muchos países.

Como hombre gay cisgénero, Castro asumió este asunto como algo personal. "La terapia de conversión es una especie de genocidio", dijo. "Nos ofrecen mecanismos para hacernos desaparecer".

Castro es también el fundador de la asociación No Es Terapia, que hace campaña contra estas actividades en España.

La terapia de conversión está prohibida en nueve de las 17 regiones españolas. En Madrid está prohibido promover o realizar terapias de conversión desde 2016, con multas de hasta 45.000 euros.

En junio, el gobierno español aprobó un proyecto de ley de amplio alcance para proteger los derechos de las personas LGBTIQ. La iniciativa, que está en trámite parlamentario, es especialmente contundente en cuanto a los derechos de las personas trans, y pretende tipificar la terapia de conversión como "infracción administrativa muy grave con sanciones de entre 10.001 y 150.000 euros" en toda España.

Sin embargo, tipificar la terapia de conversión como infracción administrativa – lo que entraña no castigarla con penas de cárcel – no criminalizaría a los perpetradores o promotores en la forma en que Castro cree necesaria.

Relacionado

Inés Arrimadas, party leader of Ciudadanos, giving a speech after winning elections in Catalonia in 2017 | Luay Albasha / Alamy Stock Photo. All rights reserved
Following revelations that African clinics run by aid-funded groups offer anti-gay ‘therapy,’ a centre-Right party demands answers in Spain

Los obispos promueven terapias de conversión

Castro entrevistó a 15 supervivientes durante sus tres años de investigación para el libro. Estas personas describieron algunos de los "tratamientos" que habían experimentado.

Por ejemplo, se les indicaba que debían usar una banda elástica en la muñeca y tirar de ella cada vez que se sintieran atraídos por alguien de su mismo sexo. En algunas sesiones, se les decía que se desnudaran y abrazaran a otros participantes del mismo sexo también desnudos, para "desexualizar" sus cuerpos.

Castro reveló asimismo casos en los que, si la terapia "no funciona", psiquiatras prescriben a sus pacientes medicamentos para el trastorno bipolar o la esquizofrenia, porque se sabe que estos fármacos suprimen la libido.

La terapia de conversión es una especie de genocidio

Saúl Castro

A través de sus entrevistas con supervivientes, Castro pudo exponer la identidad de varios obispos españoles que han promovido estas prácticas.

El año pasado, el Vaticano llevó a cabo una investigación sobre Verdad y Libertad, una organización con sede en Granada, que a menudo recluta a obispos y sacerdotes católicos para promocionar y derivar personas a terapias de conversión. El Vaticano instó a los obispos a no participar en ninguna actividad de este grupo, que ha intentado en varias ocasiones ser reconocido oficialmente como ministerio de fe por la Iglesia Católica.

Sin embargo, la propia Iglesia nunca ha hecho públicos los nombres de los líderes religiosos implicados en Verdad y Libertad.

Castro dijo que algunos obispos y sacerdotes seleccionan a sus víctimas en parroquias, diócesis y escuelas de teología y "vigilan sus caminos hacia la 'conversión'". Uno de estos casos fue el de un sacerdote español homosexual al que su parroquia le ordenó iniciar una terapia de conversión.

"Lo peor de la 'terapia' para él fue que lo obligaran a grabar diariamente sus fantasías masturbatorias y homoeróticas", dijo Castro. Tres veces al día, durante un año, el sacerdote participó en chats grupales de Telegram dedicados a la terapia de conversión, con más de 100 participantes. Tuvo que pasar por un funeral y un entierro "falsos" para simbolizar que se había “convertido en una nueva persona".

"Le obligaron a romper sus relaciones con amigos [y familiares] porque 'disparaban' su homosexualidad", dijo Castro. Finalmente, este sacerdote dejó el grupo de Telegram, pero "le costó mucho [hacerlo]".

Castro está utilizando las pruebas que encontró para denunciar tanto a individuos como a grupos ante las autoridades regionales de España, y también ante las oficinas de derechos humanos de las Naciones Unidas especializadas en orientación sexual e identidad de género.

Desde Estados Unidos

Las sesiones de pago de consejería en línea – en persona o a través de libros y audio – son otro canal habitual de la terapia de conversión en España. Mientras investigaba para su libro, Castro se apuntó a un par de sesiones para entender las motivaciones de los practicantes.

PATH screenshot.png

Página web de Positive Approaches To Healthy Sexuality. Captura de pantalla del 25 de julio de 2022

|

PATH

Un ejemplo lo ofrece el sitio web estadounidense Positive Approaches To Healthy Sexuality (PATH, Enfoques Positivos Para Una Sexualidad Saludable). Su "programa de formación de consejeros" de 150 dólares, diseñado para "entrenar" a terapeutas y líderes religiosos en la “asistencia” a personas LGBTIQ para que cambien su "atracción por el mismo sexo" y entren en relaciones heterosexuales. El curso incluye más de 18 horas de grabaciones y un manual de 180 páginas.

Fue ideado por Richard Cohen, una figura destacada del movimiento "exgay" de Estados Unidos, que se identifica como "exhomosexual" y que ahora está casado con una mujer y tiene tres hijos. En 2002 fue expulsado definitivamente de la American Counseling Association por múltiples violaciones éticas.

"En España, el principal discurso de los autores de la terapia de conversión proviene directamente de Richard Cohen", según Castro. El abogado agrega que "los adolescentes que carecen de educación sobre la comunidad LGBTIQ" son los "más susceptibles" a las ideas de Cohen si se encuentran con sus libros en Internet.

En 2012, Cohen promocionó su último libro “Coming Out Straight: Understanding and Healing Homosexuality” en Madrid, durante la sexta conferencia de la red ultraconservadora World Congress of Families (WCF).

Una investigación realizada por openDemocracy en 2020, reveló que WCF está vinculado a grupos de la derecha cristiana estadounidense que gastaron en el extranjero 280 millones de dólares de "dinero opaco" desde 2007. Estas organizaciones destinaron más dinero a Europa que a cualquier otra región.

Otro estadounidense, el difunto Joseph Nicolosi, ejerció la llamada "terapia reparativa" – un término alternativo para la terapia de conversión – con una importante influencia en el extranjero. Una búsqueda en Google España de "cómo dejar de ser gay" arroja entre sus resultados cinco libros de Nicolosi.

‘La terapia de conversión debe ser penalizada’

Para Castro, la simple prohibición de estas prácticas en España no es suficiente.

"La terapia de conversión tiene que ser criminalizada", dijo. "Hay que modificar nuestro código penal, no solo [para acabar] con la impunidad, sino para que los responsables de promover esta práctica y la violencia sean encerrados en la cárcel... Las multas no son disuasorias, pero la cárcel sí".

España es la sede de CitizenGo, un grupo ultracatólico y de extrema derecha que en el pasado creó fondos de ayuda para grupos anti-LGBTIQ.

Desde la publicación de su libro en junio, otros seis supervivientes de terapias de conversión se pusieron en contacto con Castro. Él anima a la gente a denunciar los casos a su organización, No Es Terapia.

"No voy a esperar que se abran [los procesos penales]”, dijo Castro. "Yo haré que se abran".

Had enough of ‘alternative facts’? openDemocracy is different Join the conversation: get our weekly email

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData