democraciaAbierta: News

Alarma por la desaparición del periodista Dom Phillips y el indigenista Bruno Pereira, en territorio indígena brasileño

Todas las circunstancias apuntan a que, investigando actividad criminal, sufrieron una emboscada y fueron asesinados

Eduardo Nunomura Elaíze Farias
8 junio 2022, 3.18am
Captura de pantalla de Bruno Pereira y Dom Phillips e
|
Fotografías originalmente de João Laet AFP y Daniel Marenco O Globo

Una fuente indígena, entrevistada por el medio brasileño Amazônia Real afirma que el periodista británico Dom Phillips y el indigenista Bruno Araújo Pereira fueron víctimas de una emboscada. Desde el viernes (3), este testigo formaba parte de un equipo de 13 vigilantes indígenas que viajaban con el periodista y el líder indígena por la región de Vale do Javari, en Atalaia do Norte, Estado de Amazonas, Brasil, en la frontera con Perú. Poco después de conocerse la noticia de la desaparición de los dos, el domingo (5), el grupo inició la búsqueda, pero sin éxito. Los indígenas, según la fuente, advirtieron sobre los riesgos de que Bruno y Dom fueran solos por el río Itacoaí.

Dom Phillips, colaborador del periódico inglés The Guardian y Bruno Pereira, empleado con licencia de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), realizaron una visita con el equipo de vigilancia de la Unión de Pueblos Indígenas del Valle del Javari (Univaja) la localidad Lago do Jaburu, que está a 15 minutos de la comunidad de São Rafael. El lago también se encuentra en las proximidades de la Base de Vigilancia de Funai en el río Ituí, una de las cuatro existentes en la Tierra Indígena (TI) del Valle del Javari, que abarca 8,5 millones de hectáreas. El objetivo era investigar las invasiones dentro del Territorio Indígena.

Según el informe, alrededor de las 4 horas del domingo (5), el indígena y el periodista advirtieron que iban a hablar con el ribereño "Churrasco", presidente de la comunidad de San Rafael. Días antes, ya se habían cruzado con otro grupo en una embarcación de 60 CV, un motor considerado poco habitual para navegar por vías acuáticas más estrechas (pozos y arroyos). Este grupo que se cruzó con los indígenas se empeñó en mostrar que estaban armados y los intimidó. Alertados y preocupados por la situación, los indígenas pidieron incluso a Bruno, que había sido jefe de la Coordinación Regional de Vale do Javari y coordinador general de los indígenas aislados y reciente contacto de la FUNAI, que no procediera sin seguridad. "Entonces dijo: 'No, sólo voy a bajar, voy a bajar temprano, voy a tomarlos por sorpresa'".

Según el indígena, Bruno y Dom sólo fueron recibidos por la esposa de "Churrasco", quien les ofreció "una taza de café y una barra de pan". Después, siguieron su camino en un barco de la Funai con un motor de 40 CV. En esa comunidad, habría una lancha de 60 CV, suministrada por los narcotraficantes a los habitantes del río. Con un motor de esta potencia, sería muy fácil alcanzar el barco del periodista por el río. La sospecha, según esta fuente, es que "un traficante envió el motor de 60 CV a la zona justo en previsión de la llegada de Bruno, porque seguramente hay un informante en la ciudad (de Atalaia do Norte) y tenía información de que Bruno iba a llegar a la región".

Imagen 1.jpg

Comunidad fluvial de São Rafael en Atalaia do Norte


|

James Martins/Wikimedia Commons

A partir de ahí, el grupo que acompañaba a Bruno y Dom comenzó la búsqueda desde el último pueblo que visitaron, "rastreando todas las orillas del río, buscando todas las pistas posibles", hasta llegar a las cercanías del puerto de Atalaia. "Esperábamos encontrarlos, desde (la localidad) Cachoeira hacia abajo, atados, que hubiera alguna pista, alguna 'pisada' en la orilla del río, para poder ir arrastrándonos. Pero no encontramos nada", dijo la fuente, que cree que los dos no habían sobrevivido. "Si fueron esos tipos, esos pescadores de esa región, no es la primera vez que lo hacen".

En estas búsquedas, el grupo divisó un posible lugar donde podría haber tenido lugar la emboscada. Encontraron una zona en la que se habían sacado volúmenes de barro de una parte del Igapó, como es costumbre de los ribereños, para "anclar" en medio del río. Es un lugar estrecho, cerca de la localidad de Cachoeira.

Según el indígena entrevistado por Amazônia Real, que habló bajo condición de anonimato por temor a su vida, ya que él mismo también ha recibido amenazas, hay ribereños que trabajan para los criminales que operan en esta conflictiva región en torno a la Tierra Indígena Vale do Javari, el segundo mayor territorio demarcado del país. "Hay cuatro jefes, si no me equivoco, y todos trabajan con los narcotraficantes. Pescan para alimentar a los narcotraficantes. Son muy peligrosos. Los atraparon con mucho pescado tracajá y pirarucú, que tomaron de la zona indígena. Los narcotraficantes peruanos y colombianos también actúan en la región.

El equipo de vigilancia

Según el coordinador de Univaja, Paulo Marubo, el Equipo de Vigilancia fue creado para denunciar a los invasores del Territorio Indígena Vale do Javari, principalmente en la región de los indígenas aislados. La idea de este equipo era poder actuar junto con la Funai, órgano que en el gobierno de Jair Bolsonaro ha desechado como instrumento para denunciar los delitos ambientales dentro de la Tierra Indígena.

"Era muy bueno lo que hacía, pero desgraciadamente cayó en una emboscada. Fue una víctima mortal"

"Pero la Funai se negó a recibir esta donación. Lo que pensamos es que, como la Funai no quiere recibirla, vamos a montar nuestro propio Equipo de Vigilancia, no para hacer incautaciones, sino para marcar a los invasores dentro de las Tierras Indígenas", explica Paulo Marubo.

El Equipo de Vigilancia era el grupo que acompañaba a Dom y Bruno. El equipo, el indígena y el propio periodista registraron la geolocalización de las zonas invadidas en imágenes y con marcas de GPS. El acuerdo fue que Bruno llevaría este material para denunciarlos ante el Ministerio Público Federal y la Policía Federal en la ciudad de Tabatinga, en la región de Alto Solimões, cerca de Atalaia do Norte. Durante su estancia en Vale do Javari el grupo se turnaba al amanecer para garantizar la protección de todo el grupo y siempre contaba con al menos dos indíngenas armados.

El colaborador de The Guardian aprovechó la visita para entrevistar a los indígenas del Vale do Javari, probablemente para escribir un reportaje. La fuente escuchó al periodista hacer preguntas sobre cómo viven los indígenas, qué sienten, por qué protegen sus territorios. "Era muy bueno lo que hacía, pero desgraciadamente cayó en una emboscada. Fue una víctima mortal", informó la fuente.

El domingo por la mañana, con todos levantados, Bruno anunció que iría solo con el periodista a la comunidad de San Rafael, que ya conocía. Pero, de nuevo, aunque el indígena los desanimó, él dijo: "No creo que nos ataquen".

Como adelantó Amazônia Real dos hombres identificados como "Churrasco", presidente de la Asociación Comunitaria de San Rafael, y otro llamado "Janeo", fueron detenidos para ser interrogados por la Policía Civil, que los dejó en libertad en la misma noche del lunes (6). Hasta el momento no se ha confirmado que el motor de 60 CV haya sido incautado, según la fuente citada por el informe.

Según la Policía Federal, los dos hombres, que son pescadores y están vinculados a delitos ambientales, fueron interrogados porque tuvieron contacto con Bruno Pereira y Dom Phillips antes de la desaparición del dúo. También se busca a otras tres personas identificadas como "Pelado", "Nei" y "Caboclo" para que informen de lo que saben.

El lunes (6), el gobierno de Jair Bolsonaro (PL) se mostraba reacio a iniciar la búsqueda de los desaparecidos, y solo empezó a actuar tras la presión de la embajada británica y la fuerte movilización a través de las redes sociales, la esposa de Don Phillips, la brasileña Alessandra Sampaio, escribió: "En la selva, cada segundo cuenta, cada segundo puede ser de vida o muerte. Sabemos que al anochecer es muy difícil moverse, casi imposible encontrar a los desaparecidos. Una mañana perdida es un día perdido, un día perdido es una noche perdida".

La hermana del periodista, Sian Phillips, grabó un emotivo vídeo en el que recordaba que Dom era un apasionado de Brasil y estaba preocupado por el futuro de la Amazonia. "Es un periodista de talento y estaba investigando para un libro cuando desapareció ayer (5). Estamos muy preocupados por él y pedimos actuación urgente a las autoridades. El tiempo es crucial", dijo.

En la mañana del martes (7), Día Mundial de la Libertad de Prensa, la familia del indigenista Bruno Pereira envió una nota a la prensa hablando de la angustia de esperar más de 48 horas sin noticias. "Hacemos un llamamiento a las autoridades locales, estatales y nacionales para que den prioridad y urgencia a la búsqueda de los desaparecidos", dijo Beatriz de Almeida Matos, su compañera, y los hermanos Max y Felipe. "Es fundamental que se realicen búsquedas especializadas, por aire, por río y por tierra, con todos los recursos humanos y materiales que la situación requiera. También hay que garantizar la seguridad de los indígenas y de los equipos de búsqueda".

El Observatorio de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas Aislados y de Contacto Reciente (OPI), la Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (Coiab), la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (Apib) y Unijava divulgaron una fuerte nota a la prensa exigiendo celeridad en la búsqueda de Dom y Bruno y que el gobierno brasileño está faltando a sus responsabilidades "ante la escalada de violencia" contra los defensores de la selva. "Hasta la fecha, sin embargo, el número de agentes puestos a disposición es mínimo dada la urgencia de dar con el paradero del activista indígena y periodista desaparecido", dice el comunicado.

En la nota, las entidades indígenas denuncian: "La región de la desaparición condensa graves conflictos en un clima de violencia en el que madereros, pescadores ilegales y narcotraficantes internacionales realizan sus actividades alrededor y dentro de la Tierra Indígena Vale do Javari, ante la incapacidad y omisión de los órganos responsables de la fiscalización y protección de los territorios indígenas".

El especialista en el interior brasileño Sydney Possuelo dijo a Amazônia Real que, " para mí, todas las circunstancias apuntan a que fueron asesinados". "Me estoy preparando para la peor noticia, no la deseo, pero la información, la situación y la experiencia que tuve, todo me lleva a deducir que la noticia, lamentablemente, es la peor posible. Es el resultado de la política de los Bolsonaros, favoreciendo estas cosas, más violencia, más violencia", dijo.

****

Este artículo se publicó originalmente en portugués en Amazônia Real

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData