democraciaAbierta: Feature

¿Qué debe hacer el mundo frente a los migrantes climáticos?

El cambio climático obligará a muchas personas a desplazarse en las próximas décadas. ¿Estamos preparados?

Catherine Tactaquin
17 mayo 2022, 10.36am

La crisis climática y la migración son dos de las cuestiones más críticas -y controvertidas- de la época actual. También están inevitablemente relacionados, y si queremos abordar ambos, debemos hacer algo más que mitigar los impactos negativos del cambio climático.

Tenemos que situar a las personas en el centro de nuestras estrategias y garantizar la protección de sus derechos humanos mientras el mundo cambia a su alrededor.

El Foro de Examen de la Migración Internacional (FMI), que se celebra esta semana en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, es una importante oportunidad para transmitir este mensaje. Los activistas deben utilizarlo para promover una narrativa fuerte y positiva sobre la migración mundial y para convencer a los delegados de que es necesaria una agenda conjunta que aborde la crisis climática.

El cambio climático, motor de la migración

El Pacto Mundial sobre Migración (CGM, por sus siglas en inglés), objeto del FMI, se firmó en 2018. Solo cuatro años después, los expertos en clima, incluidos los de la ONU, anunciaron la aceleración del calentamiento global más allá de las predicciones precedentes. Los defensores instan a los países a actuar con valentía para mitigar los efectos, y a adaptarse estratégicamente allí donde las pérdidas no sean ya permanentes.

Los trabajadores, las mujeres y las poblaciones más afectadas deben ocupar un lugar central en las deliberaciones, tanto en el ámbito climático como en el migratorio

El cambio climático es un multiplicador de amenazas. Agrava las desigualdades existentes, como los desniveles económicos entre países, las desigualdades entre poblaciones por motivos de raza, género, clase, etc. También llega a todos los rincones de la vida moderna, por lo que es inútil abordarlo a través de los silos temáticos habituales. Necesitamos un enfoque global que se base en los puntos de intersección para crear economías sostenibles y garantizar que los derechos y la justicia estén asegurados.

Los trabajadores, las mujeres y las poblaciones más afectadas por la pandemia mundial y las desigualdades estructurales deben ocupar un lugar central en las deliberaciones, tanto en el ámbito climático, como en el migratorio. La política necesita, urgentemente, ponerse al día con esta realidad. Tiene que reconocer los derechos de los desplazados por el clima y la necesidad de vías de migración segura que ofrezcan soluciones a largo plazo.

Migrando a medida que la Tierra se calienta

Por el contrario, en el período previo al FMI ha aumentado la preocupación por el hecho de que los encomiables compromisos del CGM de abordar los factores adversos de la migración y de garantizar una migración "segura", regular y ordenada se están diluyendo e incluso impugnando. La ocultación de los compromisos y los avances es especialmente preocupante dadas las consecuencias que ya estamos viendo a diario en todo el mundo.

Considere las recientes historias compartidas durante un evento virtual sobre mujeres, migración y clima.

Miles de mujeres encargadas de empaquetar plátanos en las plantaciones de Honduras perdieron su trabajo tras los recientes huracanes. Estas tormentas se han hecho más grandes y frecuentes con el cambio climático. Mientras los sindicatos luchaban por restablecer sus puestos de trabajo, las mujeres esperaban meses para que la producción volviera a funcionar sin ingresos ni apoyo social.

Las sequías persistentes, la irregularidad de las lluvias, las temperaturas más altas y extremas y las inundaciones están afectando a toda la región de Centroamérica, incluido su "corredor de la sequía". La producción agrícola local ha disminuido drásticamente, lo que ha provocado el desplazamiento de la población y la emigración. Así lo demuestran las habituales "caravanas" de migrantes que buscan un viaje seguro a nuevos destinos.

La inestabilidad en las zonas de conflicto de África es cada vez mayor. Las familias desplazadas internamente por factores relacionados con el clima en Nigeria no sólo han sufrido amenazas físicas, acoso y violencia, sino que han carecido de apoyo estatal para la atención médica, el acceso a la electricidad, las condiciones sanitarias, la educación de los niños, etc. A muchos no les queda más remedio que volver a desplazarse, dentro o fuera de la región, en busca de seguridad y supervivencia.

La Environmental Justice Foundation ha calculado que en Bangladesh, a menudo citado como uno de los países del mundo más "vulnerables al clima", una de cada siete personas podría verse desplazada por factores relacionados con el clima en 2050. Se prevé que, sólo por la subida del nivel del mar, más de 18 millones de personas tengan que desplazarse.

Las categorías de las personas que se desplazan son cada vez más difusas, por lo que casi todos los migrantes se enfrentan a retos adicionales

La mayor parte de los desplazamientos relacionados con el clima seguirán siendo internos en los países; sin embargo, la presión para cruzar las fronteras siempre está presente, sobre todo cuando los países no proporcionan apoyo a las poblaciones desplazadas. En algunos casos, como en la región del Pacífico, el traslado se está haciendo inevitable.

Aunque la región sólo contribuye al 0,03% de las emisiones mundiales de efecto invernadero, está experimentando un clima más extremo, la subida de los mares, el aumento de la salinización del mar y de la tierra, la pérdida de tierras y de la pesca, etc.

Cada vez más, los desplazados climáticos forman parte de lo que se conoce como "flujos migratorios mixtos": personas que se desplazan a través de las fronteras internacionales, con o sin documentos migratorios, como solicitantes de asilo, trabajadores migrantes y refugiados. Las categorías de las personas que se desplazan son cada vez más difusas y, como consecuencia, casi todos los migrantes se enfrentan a retos adicionales en las fronteras y en sus nuevos países.

Persisten las actitudes negativas, racistas y violentas contra los llamados "migrantes climáticos", y algunos gobiernos los han considerado "riesgos para la seguridad". Esto es especialmente preocupante en el contexto de la pandemia mundial, en la que los migrantes han sido el chivo expiatorio de la propagación del virus. En algunos países, esta tendencia ha llevado a políticas de inmigración más restrictivas y a controles fronterizos militarizados.

El derecho a salir, el derecho a llegar

Mientras nos esforzamos por avanzar en la batalla contra el calentamiento climático, es necesario un compromiso firme con los derechos humanos y con políticas migratorias humanas. Debemos alejarnos del dañino marco de disuasión de la migración que ha dominado las políticas durante décadas.

Reconociendo que este momento es crucial para abordar todos los aspectos de la crisis climática, los gobiernos nacionales y las instituciones internacionales como las Naciones Unidas deben promover nuevas vías migratorias flexibles que respeten los derechos, incluidos los laborales, y con acceso a la residencia permanente y la ciudadanía.

Las políticas deben reconocer el alcance y la escala del cambio climático y los impactos ambientales, tanto como los experimentamos actualmente, como en previsión de futuras dificultades.

La acción sobre la migración debe ir de la mano de los compromisos para abordar la crisis climática, contribuyendo a la financiación relacionada con el clima para la mitigación, la adaptación y la gestión de las pérdidas y daños. Esta acción es necesaria para la salud y la viabilidad de todo el planeta, y también abordará los factores estructurales que subyacen a las decisiones migratorias.

El FMI debe adoptar políticas coherentes sobre el clima, la migración, el trabajo y el desarrollo, en las que la migración relacionada con el clima y sus causas sean prioridades fundamentales.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData